Micro conversación absurda

Sin categoría

A un enfermo grave en la consulta del médico:

– enfermera: le doy hora a primera hora (quién sabe si pensando que le hace un favor porque así no tiene que esperar)

– paciente: de acuerdo (pensando que le iría mejor a media mañana porque no vive en Barcelona y sin conocer las razones por las que le dan esa hora)

  

¿Cuánto nos perdemos por no preguntar algo tan simple como si podría haber cita en otro momento?

¿A qué tememos para no preguntar? 

¿A perder la oportunidad? 

¿Qué le puede estar suponiendo a un enfermo grave hacer ese esfuerzo?

 ¿Hacia dónde “miramos” cuando hablamos?  

¿Cómo cambiaría mi vida si dijera lo que necesito?

Cómo ya he adelantado, la reflexión que extraigo es de que vivimos muchas situaciones absurdas…

Anuncios