Lo que tenemos

Autenticidad

cielo

En un homenaje que le rendían a Bigas Luna en televisión recordaban una de sus máximas, un frase o mantra que él solía repetir a menudo y que me encantó. Luego os cuento cual era pero,  antes, permitidme generar un poco de suspense y compartir con vosotros una reflexión.

Los coaches solemos invitar a poner foco en lo que tenemos y no solamente en lo que nos falta, equilibrar nuestra mirada.

Es importante, para llegar al lugar que nos proponemos, valorar cuánto camino nos queda, qué obstáculos podemos encontrarnos, y qué costes puede tener para nosotros el viaje.

Sí, todo eso es importante. Y también es importante mirar con qué recursos contamos y de qué valiosas capacidades disponemos. Atender a nuestro talento, apelar a nuestra autoestima, sentir la fuerza en nuestras piernas y la determinación en nuestra mirada (en coaching usamos el palabro “empoderamiento” para referirnos a esta disposición mental y emocional)

Y sí, el empoderamiento es muy importante. Y también es muy importante mirar alrededor y ver dónde estamos, qué belleza tiene este paraje en el que hemos tenido a bien pararnos a planear. Darnos cuenta del aquí y el ahora con plena conciencia, ver todas las cosas que nos rodean y cómo ellas puede ser, sí, motivo de disfrute.

Recapitulando:

-Meta clara y previsión.
-Confianza y autoestima.
-Y disfrute del presente.

Quizás después de hacer estas 3 cosas podemos decidir cómo nos ponemos en marcha si es que realmente queremos hacerlo.

Pues, quizás, al mirar con atención y autenticidad, decidimos que no, que estamos muy bien dónde estamos. Llegar a esa conclusión es, en sí mismo, un gran viaje. Puede parecerle a alguien que eso es conformismo, o resignación, pero el conformismo o la resignación es otra cosa muy distinta, con emociones muy diferentes (No suena para nada igual “esto es genial” que “es lo que hay” ¿verdad?)

Y es ahora cuando (¡tachán!) viene la máxima de Bigas Luna: “Desea lo que tienes”

Desea lo que tienes.

No solo “date cuenta” o “piensa en ello” o “valóralo”… ¡Deséalo! Activa el deseo por todas esas cosas que te dolería perder y que quizás estás dando por descontadas.

Al escucharlo pensé ¿Puede haber un propósito más ambicioso? ¿Puede haber un camino más ilusionante?

Pues las respuestas de un coach a estas pregunta son otras preguntas: ¿Puede haberlo para ti? ¿Sí? ¿No? ¿Qué camino te ilusiona? ¿Te pones a ello? ¿Te acompaño?

Anuncios

Sentir nuestro cuerpo, calmar nuestra mente. Movimiento, emoción, conciencia y acción.

Taller

taller-roxy-imagen

Las obligaciones, urgencias y modo de vida muchas veces hacen que no escuchemos a nuestro cuerpo.
En este taller, facilitado por Roxana Cabut y Different coaches, te proponemos conectar con tu cuerpo, tu vitalidad, tus sensaciones, tus emociones, es decir, con tu mundo interior.
El registro de tu cuerpo en movimiento y también en quietud, te ayudará a soltar tensiones, a abrir nuevos espacios que te permitirán sentir qué está vivo en ti. Podrás ver qué hay y qué falta para seguir, a posteriori, con tu crecimiento personal.
En el taller aprenderás a escuchar y comprender los mensajes que envía tu cuerpo, a alinearlos con tus pensamientos y que, así, cuerpo y mente trabajen juntos para ponerte en acción, superar barreras y alcanzar tus objetivos.
Trabajaremos en grupo apoyándonos y relacionándonos, desde el respeto hacia uno mismo y hacia los demás.
Y con sentido del humor, jugaremos para despertar nuestra creatividad y afianzar nuestro verdadero potencial.
Este taller está dirigido a todo el que quiera encontrar en su cuerpo la respuesta que le falta.

Indicaciones:

  • Ven con ropa cómoda que te permita libertad de movimientos.
  • Trae calcetines gordos y, si puede ser, antideslizantes.
  • Puedes traer una esterilla (tipo yoga) o una manta para el trabajo en el suelo y el relax.

Fecha: 27 de abril de 2017 de 19.00 a 21.00h
Lugar: Sant Hermenegild 30, Entl. 2ª (parada FFCC Pàdua o Pl. Molina/St. Gervasi)
Plazas: Máximo 12 personas
Precio: 20 € por persona.
Inscripciones: info@different-coaches.com

LOS LÍDERES, ¿MUESTRAN O DEMUESTRAN?

liderazgo

mostrar

Hay frases que te atrapan. Y te dan horas y horas de reflexión.

A mí me pasa a menudo. Claro! diréis, en una sesión de Coaching escuchas frases y frases dignas de reflexión. Sí, por supuesto, cada cliente trae infinitos regalos en forma de frase, de emoción y de pensamiento. Mi más profunda gratitud a tanto aprendizaje.

En este caso quiero compartir la reflexión acerca de una frase que no escuché en una sesión, si no en una conversación informal de amigos.

“He estado en unas jornadas demostrando mi liderazgo”.

Esta frase es la que me ha tenido atrapada y conmovida estos días.

Nos atrapa aquello que nos emociona, en este caso, me atrapó la tristeza que sentí al oírla.

De pronto me vino una imagen de competición en la que distintos “aprendices de líder” competían a ver quien ganaba en liderazgo y a la par, imaginé equipos de personas en las que su “líder” les demostraba cuan líder era, como si viese a un rey con sus vestimentas de terciopelo, en capas y más capas, y una corona dorada, pulcra y brillante, en lo alto de su cabeza sentado en un pedestal con los súbditos a una nivel inferior.

Sentí tristeza de ver que no se estaba dando cuenta de qué impacto podía tener esto en las personas de su alrededor, y a la vez ternura de poder mostrárselo como un espejo para que decidiera si quería demostrar o mostrar su liderazgo.

¿Qué hay detrás de querer demostrar algo a alguien?

Cuando algo necesita ser demostrado es que, de alguna manera, está en duda. La demostración nace, de alguna forma, de la inseguridad, de creencias como “no me valoran lo suficiente”, “me juego que dejen de valorarme”, “no me aprecian”, “no confían en mí” y, entonces, “debo demostrar que soy valioso, confiable”. Con la necesidad de ponerse en el escalón de arriba, para mirar hacia a bajo a los demás.

Y el líder, ¿es superior a los demás?

Pues una de las características que más definen a un líder, afortunadamente, es la humildad.

La humildad de no ser el que más sabe de todo, la humildad de ser vulnerable para poder estar al mismo nivel que los demás y equivocarse o acertar igual que todos, de regalar el espacio para que los demás decidan como llegar al objetivo que él mismo propone.

Cuando un líder muestra un sitio donde llegar, no manipula para que los demás se sientan obligados a ir por donde él dice, ni obliga. Lo comparte para que libremente los demás lo acojan como propio y caminen con las habilidades de cada uno al servicio del bien común.

Mostrar implica transparencia y espontaneidad, permite compartir una propuesta, sabiendo que es solo una más de las posibles, ni la única ni la mejor, con la fortaleza de la vulnerabilidad. Para así, poder escuchar y acoger otras y hasta construir una nueva con las propuestas de todos.

Mostrar se hace desde la autoestima y la plena aceptación de uno mismo.

Demostrar lleva tatuado el sello del ego, el ego que se alimenta de excesos y déficits, el que cree que su mundo es el mundo.

CODO CON CODO O A CODAZOS

Sin categoría

cooperar1

Hace millones de años, la humanidad vivía en un mundo de escasez donde para ganar uno, el otro debía perder. Si cazaba yo el animal, no lo cazabas tú, y viceversa. Se vivía en la lucha y el estrés. En el cuerpo reinaba la testosterona, hormona de la agresividad e impulsividad, la que nos lleva a conseguir las cosas a codazos.

Y este paradigma ha venido acompañándonos hasta nuestros días.

Entonces, ¿dónde se produce el cambio? Según la neurociencia (y comparto su opinión), el cambio se produce cuando somos capaces de darnos cuenta de que estamos en la era de la abundancia y de que si visualizamos nuestro entorno así, podremos hacer que lo que fluya por nuestro cuerpo sea la oxitocina, hormona que se libera con el contacto físico y social, es decir cuando en lugar de competir, cooperamos.

Sería como utilizar la preposición con en lugar de utilizar contra.

Beneficios de cooperar:

  • Permite compartir, nadie pierde, todos podemos ganar.
  • Fortalece la autoconfianza.
  • Disminuye el estrés.
  • Promueve la generosidad (la de dar y la de recibir).
  • Crea vínculos y aumenta la empatía.
  • Permite crear sinergias y hacer que uno más uno sea mayor que dos.
  • Da sentido de pertenencia y sensación de respaldo.

Este cambio, siendo bonito, no está libre de esfuerzo. El esfuerzo de hacer, pensar y sentir las cosas de forma diferente.

¿Te apuntas al reto de cooperar codo con codo? ¿Estás dispuesto a hacerlo aunque suponga un esfuerzo?

Si cada uno de nosotros pone su pequeño empeño en construir este nuevo paradigma, estoy segura de que lo lograremos. Y de que esto será como tirar una piedra al río y ver como las ondas se expanden cada vez más.