LOS LÍDERES, ¿MUESTRAN O DEMUESTRAN?

liderazgo

mostrar

Hay frases que te atrapan. Y te dan horas y horas de reflexión.

A mí me pasa a menudo. Claro! diréis, en una sesión de Coaching escuchas frases y frases dignas de reflexión. Sí, por supuesto, cada cliente trae infinitos regalos en forma de frase, de emoción y de pensamiento. Mi más profunda gratitud a tanto aprendizaje.

En este caso quiero compartir la reflexión acerca de una frase que no escuché en una sesión, si no en una conversación informal de amigos.

“He estado en unas jornadas demostrando mi liderazgo”.

Esta frase es la que me ha tenido atrapada y conmovida estos días.

Nos atrapa aquello que nos emociona, en este caso, me atrapó la tristeza que sentí al oírla.

De pronto me vino una imagen de competición en la que distintos “aprendices de líder” competían a ver quien ganaba en liderazgo y a la par, imaginé equipos de personas en las que su “líder” les demostraba cuan líder era, como si viese a un rey con sus vestimentas de terciopelo, en capas y más capas, y una corona dorada, pulcra y brillante, en lo alto de su cabeza sentado en un pedestal con los súbditos a una nivel inferior.

Sentí tristeza de ver que no se estaba dando cuenta de qué impacto podía tener esto en las personas de su alrededor, y a la vez ternura de poder mostrárselo como un espejo para que decidiera si quería demostrar o mostrar su liderazgo.

¿Qué hay detrás de querer demostrar algo a alguien?

Cuando algo necesita ser demostrado es que, de alguna manera, está en duda. La demostración nace, de alguna forma, de la inseguridad, de creencias como “no me valoran lo suficiente”, “me juego que dejen de valorarme”, “no me aprecian”, “no confían en mí” y, entonces, “debo demostrar que soy valioso, confiable”. Con la necesidad de ponerse en el escalón de arriba, para mirar hacia a bajo a los demás.

Y el líder, ¿es superior a los demás?

Pues una de las características que más definen a un líder, afortunadamente, es la humildad.

La humildad de no ser el que más sabe de todo, la humildad de ser vulnerable para poder estar al mismo nivel que los demás y equivocarse o acertar igual que todos, de regalar el espacio para que los demás decidan como llegar al objetivo que él mismo propone.

Cuando un líder muestra un sitio donde llegar, no manipula para que los demás se sientan obligados a ir por donde él dice, ni obliga. Lo comparte para que libremente los demás lo acojan como propio y caminen con las habilidades de cada uno al servicio del bien común.

Mostrar implica transparencia y espontaneidad, permite compartir una propuesta, sabiendo que es solo una más de las posibles, ni la única ni la mejor, con la fortaleza de la vulnerabilidad. Para así, poder escuchar y acoger otras y hasta construir una nueva con las propuestas de todos.

Mostrar se hace desde la autoestima y la plena aceptación de uno mismo.

Demostrar lleva tatuado el sello del ego, el ego que se alimenta de excesos y déficits, el que cree que su mundo es el mundo.

Anuncios

Callejones CON salida, creatividad y coaching

Sin categoría

Hoy en las oficinas de DIFFERENT hemos tenido la suerte de poder impartir un taller de coaching para catalizar la creatividad, para trabajar sobre los CÓMOs, cuando ya sabemos qué queremos pero no conseguimos resolver los dilemas que nos plantean las vías que estamos contemplando.

2015-06-11 19.33.26

La generosidad de los participantes nos ha entusiasmado. Sí, la palabra participante no es inocente ya que todos los que han venido, alguno inicialmente rezagado incluso, han participado muy activamente en el taller y lo han enriquecido y llenado de brillo, ilusión y significado. Por eso, gracias a los participantes por hacer posible este taller!!!

Lo que ha sucedido en el taller de coaching no lo vamos a desvelar totalmente, pero lo que sí que queremos compartir aquí es que la idea de “hacer mimo en las ramblas” o “no dormir” han sido clave para desarrollar soluciones creativas totalmente inesperadas. Estas ideas han permitido cambiar de ángulo la perspectiva, lo suficiente como para ver posibilidades que no se veían a priori. En concreto, “hacer mimo en las ramblas” ha derivado en la idea de montar un negocio que era el sueño de una de las participantes. “No dormir”, ha permitido a otro darse cuenta de que necesitaba averiguar qué cosas eran superfluas en su vida y ha encontrado un método sencillo para averiguarlo. ¡Felicidades por el trabajo en equipo!

Nuevamente, hablamos de equipo porque es un lujo del que hemos podido disfrutar hoy. Ha habido un “click” y, gente que no se conocía de nada entre sí, se ha transformado en un equipo. Su confianza y su vulnerabilidad, al compartir cuáles eran sus retos, han sido claves. En palabras de una de las participantes, también lo ha sido el no conocerse…

¿Qué sucede cuando nos conocemos que no confiamos para mostrarnos vulnerables?

Así, aunque no era el tema de partida, nos vamos con este regalo contentos a la cama…